En Biotácora nos comprometemos a cumplir los requisitos establecidos en la Norma Técnica Sectorial NTS-TS 003, que incluye, entre otros, los requerimientos legales que regulan los efectos generados por la actividad turística en Colombia.  

Adicional a esto, nuestras actividades como empresa social son regidas por el principio de turismo regenerativo, que además de contemplar los factores económicos, sociales y ambientales del desarrollo sostenible, el desarrollo regenerativo introduce el aspecto cultural, político y espiritual, siempre de forma integral. Así, a partir de una planificación integral y evolutiva, las experiencias de Biotácora buscan ser transformadoras para visitantes y anfitriones, estableciendo una capacidad de carga estricta que asegure calidad en la experiencia y limite los impactos; creando así una conexión entre viajeros y anfitriones en una inmersión auténtica en el ambiente natural y cultural en los destinos que operamos, y de esta manera, generar una transformación profunda y positiva para personas y ecosistemas.

Biotácora cuenta con un sistema de gestión de la sostenibilidad, el cual es el marco direccionador de los procesos en la organización, con el fin de que a través de metodologías participativas y el ingenio colectivo de visitantes, anfitriones y comunidades locales, podamos co-crear la innovación social, ecológica y económica en cada destino, asegurando así una mejora continua a las experiencias, mediante el compromiso conjunto por parte de cada uno de los eslabones de la cadena productiva de nuestros programas turísticos.

Nuestros productos son el resultado del desarrollo conjunto que Biotácora ha venido realizando con operadores aliados y en especial con las comunidades en los destinos que ofrece, mediante la inclusión social de grupos étnicos y campesinos aportando a su bienestar desde el ámbito social, cultural, político, espiritual, ambiental y económico de cada destino, desarrollando sus actividades bajo principios direccionadores que más allá de ser sostenibles, pretenden el fomento de la conservación de la biodiversidad de Colombia y su inviolable patrimonio cultural y natural.

Por último y no menos importante, estamos comprometidos con la Ley 679 de 2001 (Prevención ESCNNA), Ley 63 de 1986 (Protección de Bienes Culturales), Ley 1185 de 2008 (Protección Patrimonio Cultural), Ley 17 de 1981 (Protección Fauna y Flora Silvestre), Ley 1333 de 2009 (Sanciones Ambientales) y Ley 376 de 2009 (Prevención consumo de tabaco, alcohol y otras sustancias psicoactivas en menores de edad).

Adicionalmente, contamos con un código de ética para evitar la explotación sexual y comercial de niños de acuerdo con la Resolución 3840 del 24 de diciembre de 2009 y según el Artículo 1 de la Ley 1336 del 21 de julio de 2009.